miércoles, 15 de septiembre de 2010

Con las raíces a otra parte


Y puestos a echar, mejor música.

____________________________________________


No me gusta la expresión "echar raíces" ni en el sentido de pertenencia a un lugar, ni en el de permanencia, pero quería escribir algo sobre esas raíces que la gente dice que tiene o echa en algunos sitios. Después de un par de intentos he tenido la sensación de estar poniendo letra a una canción de Alberto Cortez, por lo que no he podido pasar de este sencillo juego de palabras.

13 comentarios:

almalaire dijo...

????

(no me asusta el acertijo, decían les luthiers)

Un besito Jose, que no me entero de na

Jose Lorente dijo...

Quería escribir algo sobre las raíces que la gente dice que tiene o echa en algunos sitios, pero después de un par de intentos tenía la sensación de estar poniendo letra a una canción de Alberto Cortez.

No me gusta la expresión "echar raíces" ni en el sentido de pertenencia a un lugar, ni en el de permanencia. Así que me ha parecido divertido tomar la expresión "con la música a otra parte" y sustituir en ella música por raíces, dándome cuenta entonces de que la viceversa también podía funcionar.

Almalaire, un abrazo fuerte y me alegro mucho de verte otra vez por aquí.

Thornton dijo...

No es por hacerme el listo pero yo lo he entendido al momento.
Perdona "almalaire" pero le debía esta explicación al autor, que no piense que no se le entiende.
¡Que siga la música!

Un abrazo.
Otro para "almalaire".

tinta negra dijo...

La musica siempre es la compañia mas cercana

saludos!°

Alba 3,1416 dijo...

mejor dejar semillas en cada "huerto" y que crezcan a su aire mientras caminamos por este micro-macro cosmos
Un abrazo

BLANCO dijo...

Con las raíces a otra parte.

almalaire dijo...

jajajajaja

Un abrazo enorme para ti, Thorton. :)

BLANCO dijo...

Soy un idiota. No, sí, sí, soy un idiota. Acabo de reparar, como tres horas más tarde, que en mi comentario he escrito exactamente el título de tu entrada. Muy ingenioso me creía. hasta ahora.

Eastriver dijo...

jajajaja, críptico, pero al menos no se parece a Alberto Cortez. Te adoro por ello. De todas formas, no está mal echar raíces, siempre que las raíces no te impidan mirar con cariño el resto del planeta y comprender que formamos parte de un todo.

Carlos dijo...

Echar raíces es quedarse quieto en un mundo que se mueve. Me gusta más fluir, aunque sea de pensamiento (acompañado con buena música). Un abrazo.

Is@Hz dijo...

Sí, pero es fácil decirlo si no te sientes obligatoriamente desarraigado...

madison dijo...

Que las raices se dirigan donde mejor se sientan.

PD.Blanco, al leer tu respuesta creí que copiabas, jejeje

Jose Lorente dijo...

Thornton, es hablar de música, aunque sea muy sutilmente, y entrar en sintonía contigo. Y el vínculo no se acaba aquí, ni mucho menos, por supuesto.

Tinta negra, sí que es buena compañía la música. El que no lo sienta así sufre una grave carencia.

Alba, las raíces para las plantas y para nosotros los pies.

Blanco, me alegra pensar que hayamos podido llegar a la misma conclusión después de reflexionar un tiempo sobre el tema, pero eso sí: me empezaría a preocupar si me dijeras que sonaba también Alberto Cortez en tu cabeza durante esas tres horas.

Ramon, es la expresión la que no me gusta. Le encuentro demasiado parecido con "echar el ancla". Creo que la gente la usa refiriéndose a más a sentar cabeza, formar familia, situarse en un determinado entorno que acaba formando parte de ti. Grandes valores siempre que no te impidan ver más allá, como bien dices.

Carlos, hoy he leído una frase de Nico que me ha parecido interesante: "No necesito estar afuera para sentirme afuera, soy feliz en mi pequeña celda". Entiendo que se está refiriendo precisamente a esa fuerza del pensamiento al que tú aludías como alternativa en el fluir. Pero un paseíto bien fluído de vez en cuando que no nos falte nunca, y con musiquita mucho mejor, claro.

Is@Hz, entiendo que el desarraigo pueda ser un mal sentimiento, sobre todo cuando no es voluntario, sino impuesto. El arraigo obligado también tiene que serlo.

Madison, libertad también para las raíces, por supuesto, pero me parece que el mero hecho de ser raíz ya limita bastante.

Muchísimas gracias a todos por vuestros comentarios. El texto de la entrada ha sido breve por las razones arriba comentadas, pero sin duda el tema da mucho de sí.

Un abrazo.