lunes, 28 de noviembre de 2011

Uno de los nuestros


Hacia 1787 Europa silbaba indistintamente las melodías de las óperas de Mozart y de Vicent Martin i Soler. Es evidente que algo ha cambiado desde entonces, si bien no en lo que al salzburgués se refiere, que ha visto cómo su fama se acrecentaba con el paso del tiempo mientras el valenciano caía en el olvido y hoy son sólo unos pocos los que recuerdan su nombre y muchos menos los capaces de reconocer alguna de sus obras.

Pero en vida de ambos (Mozart 1756-1791; Martin i Soler 1754-1806; así que totalmente coetáneos) sus creaciones se rifaban los más importantes teatros de Europa para ser estrenadas. Llegaron incluso a compartir libretista, el gran Lorenzo da Ponte, que si para Mozart fue el escritor de su tan celebrada trilogía italiana "Las bodas de Fígaro" (1786), "Don Giovanni" (1787) y "Così fan tutte"(1790), también lo fue de la trilogía equivalente del compositor español: "Il burbero di buon cuore" (1786), "Una cosa rara" (1786) y "L'arbore di Diana" (1787).



Es más, Mozart supo reconocer el talento de su competidor (no me gusta utilizar esta expresión hablando de músicos, pero la dejo para favorecer la tensión narrativa), podríamos decir que en vida y obra, ya que en el banquete de Don Giovanni (5ª escena del 2º acto: Già la mensa è preparata) incluye un breve fragmento reproduciendo una melodía del primer acto de "Una cosa rara". Don Giovanni ha invitado a cenar al comendador, y aunque sabe que es difícil que acuda (él mismo dio buena cuenta de él en el primer acto atravesándolo con con su espada), ha hecho colocar en la mesa un cubierto para su invitado y ha contratado a unos músicos para que amenicen la velada interpretando piezas de moda de aquella época: Come un agnello, aria de una ópera de Giuseppe Sarti (1729-1802), Non più andrai del propio Mozart perteneciente a "Las bodas de Fígaro" y la citada de Vicent Martin i Soler. La del valenciano es la primera que suena y Leporello la reconoce inmediatamente: "Bravi! Bravi! Cosa rara!". No puede haber mayor reconocimiento que este para ningún músico. ¡Nada menos que citado por el mismísimo Wolfgang Amadeus Mozart en su ópera más universalmente reconocida! ¿Y os podéis creer que en España a veces se pasa por alto este detalle? En el subtitulado de las representaciones en el Teatro Real de 2006 contextualizaron el comentario de Leporello como "...es extraño..." omitiendo la alusión a la ópera del compositor valenciano. ¡Para llorar! Tampoco es inhabitual comprobar que muchas publicaciones, inlcuso las especializadas, pasan por alto esta cita.

"Una cosa rara" se estrenó el mismo año 1876 que "Las bodas de Fígaro", ambas en el Burgtheater de Viena. La del genial Amadeus se representó dos veces; la del valenciano setenta y ocho. Sus melodías sonaban en casas y calles y llegó a hablarse de un estilo en el vestir de las damas de sociedad de la época inspirado en los personajes de "Una cosa rara, ossia bellezza ed onestà" (título completo). "L'arbore di Diana" se representó en este mismo teatro de Viena alrededor de setenta veces por temporada entre 1787 y 1792, siendo una de las óperas en italiano más representadas de su época, insisto, la época de las grandes óperas italianas de Mozart.



No quiero entrar en comparaciones cualitativas, pero entiendo que Vicent no debía de ser ningún manta cuando consiguió triunfar en toda Europa, incluida Viena, más allá de lo éxitos cosechados por el genio austriaco en vida y de forma equiparable a la mozartmanía posterior. Pero a los genios (a todos ellos) hay que mimarlos para que no caigan en el olvido, y la mejor forma de hacerlo es preciamente no olvidarlos. Y cuando son olvidados en su propio país, no podemos esperar que se les recuerde en ningún lado. Hoy hay muchos que visitan Salzburgo atraídos por la figura del genial compositor. Nos han inistido hasta la saciedad para que así sea. Recuerdo que cuando yo lo visité el fervor mozartiano era apabullante, me atrevería a decir que excesivo.

Que nadie piense que me gustaría ver las principales calles de nuestras ciudades invadidas por llamativas siluetas de Vicent Martin i Soler troqueladas a tamaño real anunciando Paellador,



...pero me consta que entre eso y el olvido existen innumerables opciones de hacer mayor justicia a este gran compositor valenciano, el único que en vida consiguió, si no ensombrecer al gran Amadeus (olvidémonos de una vez por todas de esa absurda pretensión de tensión narrativa), sí al menos brillar más resplandecientemente que el propio Mozart.

____________________________________________


El pasado 22 de noviembre, día de Santa Cecilia, patrona de la música, fallecía a los 63 años Montserrat Figueras, soprano que junto a su marido, Jordi Savall, participó en la única grabación conocida de "Una cosa rara" con Le Concert des Nations y La Capella Reial de Catalunya. Descanse en paz y gracias por todo.

10 comentarios:

Thornton dijo...

Qué bien rescatado el músico y la ópera. He de confesar que soy uno de esos que presumen de tener 21 -ya 22- versiones de Don Giovanni y no he sido capaz, conociendo la historia que tan bien relatas, de hacerme con una sola versión de "Una cosa rara".
En honor de tu iniciativa me pongo a investigar ya mismo y prometo hacerme con la ópera.

Un abrazo.

Jose Lorente dijo...

Thornton, si me permites el chiste, el título de la ópera avisa de las dificultades para hacerse con una versión discográfica. Que yo sepa, sólo existe una versión de Jordi Savall con Le Concert des Nations de 1991 para ASTRÉE Auvidis (ya descatalogada, por supuesto) que no hace honor ni a Jordi ni a Vicent, pero que por lo menos sirve para hacerse una idea. Circulan también por ahí algunas transcripciones para cuarteto de cuerdas y para conjunto de vientos de algunos fragmentos que no hacen más que ahondar en la poca consideración que se le tiene a este compositor. Si encuentras alguna versión que valga la pena (si existe, no dudo que la encontrarás) te ruego que me lo hagas saber. Un abrazo fuerte. ¡Qué poco has tardado en hacerte con la decimosegunda!

Carlos dijo...

Que buena historia nos cuentas Jose.Ha sido un rescate en toda regla, como a mí me gusta. Te felicito y me pongo a la escucha (bueno estoy en ello ya mismo para que veas que tus recomendaciones no caen en saco roto). He leído el interesante texto de Roger Alier sobre los avatares de este compositor y me ha sorprendido su historia sobre las óperas rusas con la zarina y el hecho de que su cuerpo repose en San Petersburgo. Un abrazo.
P.D.1 Ya que no le das un toque de atención al maestro Thornton se lo dare yo. ¡22 Don Giovanni y se le ha escapado este detalle! Donde vamos a parar. Para un inculto musical como yo es natural, a pesar de tener la grabación que mencionas.
Por supuesto, todo esto lo digo antes de que arrolle consiguiendo todo lo que exista en el mercado sobre Martin i Soler. Un abrazo maestro.
P.D.2 Aunque no ha sido muy publicitado, hace poquísimo moría Montserrat Figueras,la soprano esposa de Savall que también participa en esta grabación.

Jose Lorente dijo...

Carlos, me acabo de enterar por ti de la muerte de Montserrat Figueras y te aseguro que se me ha encogido el corazón. La había visto muchas veces actuando junto a Jordi Savall, incluso con sus hijos Ferran y Ariadna. Me parecía una mujer elegantísima y formaban una familia ejemplar, no sólo en lo musical. Una gran pérdida que se produce demasiado pronto. Descanse en paz y gracias por todo. Añado una nota en la entrada.
Un abrazo fuerte.

alma dijo...

Es increíble, yo no tenía ni idea de la mera existencia de ese señor, claro que eso no es extraño teniendo en cuenta porque soy tremendamente ignorante, pero al mismo tiempo soy tremendamente curiosa, y esa historia que nos cuentas es el tipo de historia que ningún profesor debería dejar de contar a sus alumnos. A mí no me la había contado nadie, Jose. Te doy las gracias de corazón. Un beso

Thornton dijo...

Querido Carlos, imagino que cuando me acusas -acusica- de que "se me ha escapado este detalle" te referirás a que no he oído esa ópera. No creo que hayas dudado ni por un momento que ya sabía de su existencia y que conozco de memoria -puedo tararearlos- esos acordes que suenan en la ópera de las óperas. Faltaría más.

Un abrazo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Gracias, Jose, No conozco nada de Matin i Soler, pero eso lo voy a remediar inmediatamente (nada más y nada menos que reconocido por Mozart en "Don Giovanni").
En cuanto al fallecimiento de Monserrat Figueras, lo siento muchísimo. Me acabo de enterar aquí y me apena de veras. Soy una forofa del virtuosismo de Jordi Savall.
Besos.

Eastriver dijo...

Qué gran entrada, chico. Verás, digamos que no conozco nada de Martín i Soler. Es cierto, pero no lo es. He escuchado cosas sueltas en youtube, y la verdad es que me parecen prodigiosas. Te hablo de oído, sin datos, que digamos que de momento no los tengo.

El año pasado pusieron en nuestra ciudad el Arbore de Diana pero por desgracia no me entró en el abono. Yo compré el dvd de la misma ópera, en la versión valenciana (con Ofelia Sala) y lo tengo aquí, esperando, como tantas cosas (novelas, poemas, óperas) que de todas formas van cayendo... Por eso te digo que no puedo hablarte con datos, porque no he entrado a fondo en ninguna ópera del valenciano, pero sé a priori que era no bueno, sino incluso muy bueno.

Los límites que separan las calidades son discutibles siempre. Hombre, todos estaremos de acuerdo que Mozart es Mozart, y que nos emociona como pocos (yo también me hubiera hecho esa foto). Pero no me dirás que no es excelente también Cimarosa, que no lo conoce casi nadie. Hay tanta ópera de la época clásica que se va recuperando poco a poco. Piezas y compositores que habían ido cayendo en el olvido porque es ley de vida que de repente, se valoren más cosas espantosas como los payasos y demás. Reivindiquemos a Nartín i Soler, que no estamos reivindicando cualquier cosa...

Jose Lorente dijo...

Alma, que alguien con tan buen gusto, curiosidad y talento como tú no tuviera noticia de la existencia de este valenciano ilustre es muestra de lo que pretendo manifestar. Confío en que este olvido se vaya subsanando. Por lo menos me satisface comprobar que contigo así ha sucedido.

Isabel, la de Monterrat Figueras ha sido una gran pérdida, y la poca repercusión que ha tenido en los medios es un ejemplo más de lo poco que se valora a los grandes personajes de este país.

Ramon, a mí, por fortuna, sí me entró en el abono y asistimos a la función del 13 de octubre de 2009. Yo tampoco he querido entrar en parangones cualitativos; que en su día tuvieran más fama las de Martín y Soler no quiere decir que fueran mejores (ya conocemos de la ingravidez de lo exitoso) pero supongo que tampoco serían tan malas como para que no se reconozcan suficientemente ni en su propia tierra. Cimarosa no era de los nuestros, pero harían bien los napolitanos en reivindicarlo. igual que lo sería que lo hiciéramos nosotros con Martin y Soler.

Os dejo la dirección de una página donde podréis encontrar material muy interesante sobre Vicente Martín y Soler. Es grato comprobar que no todos lo han olvidado.

http://radiomelasudas-beaumarchais.blogspot.com/search/label/Vicente%20Mart%C3%ADn%20y%20Soler

Muchísimas gracias a todos por pasar por aquí y comentar, y en esta ocasión, además, por dejar aportaciones tan interesantes.

Jose Lorente dijo...

¡Extra! ¡Extra!

"Il burbero di buon cuore" en el Liceu de Barcelona los días 27, 29 y 31 de enero y 2, 4 y 6 de febrero.