lunes, 24 de noviembre de 2008

Microrrelato


Juan Carlos despierta en la cama de María en el apartamento que la diva tiene en Milán junto al Teatro de La Scala. "¿Café, Su Majestad?", aúlla risueña la soprano desde la cocina entre trinos de la Turandot que ayer noche le hiciera triunfar. El monarca se despereza entre sábanas de seda y espeta con voz de barítono beodo: "¿Por qué no té, Callas?".

1 comentario:

Antonio Parra Sanz dijo...

Jajajaja, muy bueno, ya era hora de que volvieras a las andanzas literarias, y de que colgaras algo tuyo aquí. Un abrazo.