miércoles, 4 de mayo de 2011

Si b, La, Do y Si a una mano


Suelo recurrir a la música como analgésico, y el desolador panorama de la actualidad me ha llevado en esta ocasión al coro con el que se inicia la Pasión según San Mateo de Bach, en la versión de Jochum que encuentro especialmente oscura y siniestra. Me divierto pensando en "La Pasión según San Bach" (obra homenaje de Mauricio Kagel en la que se utiliza el motivo de la secuencia B-A-C-H en la notación clásica alemana: Si bemol, La, Do y Si natural) ya que se está hablando tanto de canonizaciones últimamente. Paso después al aria para contralto "Erbarme dich" ("Señor ten piedad") de la segunda parte. Me abstraigo completamente y así me olvido de tanta farsa, de tanta mentira, de tanta cutrez... Citando de nuevo al compositor argentino, supongo que no todos los músicos creen en Dios, pero seguro que todos creen en Bach.


Hubo un tiempo en que un profesor entraba en el aula dando los buenos días y sus alumnos se levantaban marcialmente y respondían al unísono "Buenos días". "Si Dios quiere" decía el maestro.

Hubo un tiempo en que un profesor entraba en el aula dando los buenos días y sus alumnos murmuraban entre ellos distinguiéndose alguna voz sobresaliente que decía "Depende de para quién". "Pardillos respondones. Mucha pose pero en el fondo no saben con qué mano cascársela", pensaba el maestro para sus adentros.

Hubo un tiempo en que un profesor entraba en el aula dando los buenos días y sus alumnos anotaban presurosamente en sus cuadernos: "Buenos días". Esa fue la época que me tocó a mí.

Sospecho que lo que sucede hoy en día es más o menos esto: Un profesor entra en el aula y sin dar los buenos días enciende el monitor en el que se visualiza la emisión de un telediario. Los alumnos lo graban todo en sus móviles de última generación sin la más mínima reflexión ni espíritu crítico. El maestro dice de vez en cuando "Creéroslo todo".


Semana horríbilis. No quiero entrar ni someramente en comentario alguno sobre la actualidad nacional o internacional, pero en tardes como esta, y releyendo lo escrito hasta aquí, uno ya no sabe si poner a Bach o directamente cascársela para tratar de huir de la realidad circundante. En cualquier caso, que nadie (ni siquiera en las situaciones más desesperadas e independientemente de la mano con que se ejecute) piense en hacer ambas cosas al mismo tiempo, sencillamente por no cometer sacrilegio.

11 comentarios:

BLANCO dijo...

¡Buenos días!

Jose Lorente dijo...

Anoto.
Pura costumbre.

Alma dijo...

Joder,(con perdón), copiona(que yo también soy de anotar todo lo que diga el maestro) y sacrílega porque lo de que por qué no hacías las dos cosas era mi primera opción...

Un besazo, Jose

Thornton dijo...

Entre escuchar a Bach y la alternativa, no lo dudes: Bach puede esperar.

Un abrazo.

Jesús Cánovas dijo...

Llego tarde al colegio. La puerta esta cerrada. Salto la valla del patio y entro en el edificio, esta oscuro. Llamo con los nudillos a la puerta de 7º A:
-¿Se puede?
-…

Queridísimo, queridísimos todos, Buenos días y abrazos.

Pere Ruiz dijo...

...y la época siguiente en la que al "Creéroslo todo" del profesor alguien responde: "sólo nos lo creeremos si nos lo dices por el facebook"...

Respecto a los sacrilegios, no creo que ningún músico, ni siguiera Bach, considere un sacrilegio que combines alguna de sus obras con un solo de zambomba...ponte en su lugar, ¿considerarias un sacrilegio que alguien -él aunque mejor ella- te dice que se masturba escuchando "Oh my soul!"?...otra cosa es que no te puedas concentrar...

Un abrazo

Jose Lorente dijo...

Alma, sacrilegios aparte, vamos a dar como opción válida que se hagan las dos cosas al mismo tiempo, y si puede ser, en un auditorio lleno de carcamales lujosamente engalanados.

Thornton, te veo en plena forma, ¿o es que no te guta Bach?

Jesús, con el tiempo uno descubre que tenía muy poca importancia llegar a clase después de los saludos protocolarios.

Pere, tú sigues en las aulas, así que el testimonio que nos das vale mucho. Respecto a la zambomba en la música orquestal, es importantísima la concentración, por supuesto, pero no diré nada más al respecto hasta haber investigado más en proundidad la literatura existente para este instrumento solista, que debe de ser mucha y apasionante.

Un abrazo para todos.

Carlos dijo...

Lo más horrible de la tecnología es que parece que ya no genera dudas. Ahora está ya todo metidito en internet y san Google tiene la última palabra. Ya no puedes hacer el ejercicio de recordar, porque siempre tienes al listo del iphone que te responde en 1,36758 microsegundos. Una herramienta tan buena también puede convertirse en un arma aborregadora de pensamiento único.
Creo que el onanismo bachiano debe ser perjudicial a todas luces.
Excelentes reflexiones como siempre. Un abrazo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Lo más tremendo es que comparto tu acidez y tu cansancio.
Como soy algo vergonzosa en público, me iré a escuchar a Bach. Eso sí, después de dar los buenos días a quien me encuentre, aunque los que corren son pésimos y desesperanzados. ¿Qué habremos hecho para tanto castigo?
Un abrazo, que pronto será en persona.

Rafa Torres dijo...

Buenos días. Nombre, Número, Fecha.
Silencio.
Primera pregunta... Perjuicios de la masturbación.

Jose Lorente dijo...

Carlos, el problema de las armas omnipotentes es que las puede manejar cualquiera, y en eso los tontos son especialmente peligrosos. Me parece bien que ya no sea necesario aprenderse de memoria la lista de los reyes godos, pero es importante que se siga enseñando a pensar, o por lo menos que no se pierda del todo el interés por hacerlo por considerar que toda esa tecnología ya lo hace por nosotros.

Isabel, ha sido una semana de días muy feos. No sé qué habremos hecho para merecerlos, pero me parece que están por venir algunos peores todavía.

Rafa, presente. Me gusta que estés por aquí al pasar lista. Los supuestos perjuicios de la masturbación son casi todos prejuicios: que si te puedes quedar ciego, que si te vuelves más vulnerable a la tuberculosis, que si se te ahuecan los huesos, que si pierdes la memoria... ¿cuál era la pregunta?

Un abrazo fuerte a todos y muchas gracias por pasar por aquí y comentar.