jueves, 16 de mayo de 2013

Sabemos lo que hacemos



No me gusta parafrasear catecismos, menos aún viendo a muchos que siguen apelando todavía al "perdónalos porque no saben lo que hacen" cuando, ahora sí, sabemos perfectamente lo que estamos haciendo.

Pero puestos a tirar de repertorio gnóstico (o teísta o como queráis llamarlo) y sin que sirva de precedente, diría que llegamos tarde a darle la vuelta a la sentencia, pues parece evidente que el "castígalos porque saben lo que hacen" se pronunció hace ya algún tiempo.

Basta mirar alrededor para entender que el castigo es precisamente esto que tenemos, pero para eso deberíamos sacar primero la cabeza del agujero donde la tengamos enterrada, aunque sea sólo para salvaguardar esas partes que hemos dejado tan expuestas.

2 comentarios:

Roberto Villar dijo...

La cabeza está sobrevalorada. Expongámonos a perderla. Tenemos mucho que ganar. Y sólo la cabeza que perder.
Abrazo grande.

(¿Canciones? ¿Para cuándo más canciones?)

Carlos dijo...

Tu último párrafo un auténtico tirón de orejas que sintetiza soberbiamente nuestro estado.
Siempre tan agudo Jose.
Un abrazo.