martes, 11 de junio de 2013

ANTILORZIL, prescrito para autoflagelantes


Soportaremos todo el daño que nos hagamos o que nos hagan.
Nos repondremos de cualquier agravio que nos causen o que nos causemos.
Estamos especialmente dotados para recuperarnos de los perjuicios de los que seamos objeto. Nuestro organismo tiende a regenerarse por sí solo después de los abusos, de los excesos, de las maldades o de los vicios. Basta con que le dejemos hacer su trabajo una vez hayan cesado estos.

Lástima que no funcione igual con el dolor que provocamos en los demás.
Así, convendría no pensar en nosotros mismos como si fuéramos otro.

4 comentarios:

Rafa Torres dijo...

Yo creo que con el dolor que nos hacen no funciona así tampoco exactamente, al igual que con el que provocamos nosotros...

Rafa Torres dijo...

De hecho yo pido fuerzas cada día a la naturaleza para no olvidar las putadas que me han hecho...

Roberto Villar dijo...

La ciencia médica hace milagros con la culpa.
Abrazo grande.

Roberto Villar dijo...

Te has puesto al día conmigo, ¿eh?
¡Gracias!
Abrazo.