viernes, 16 de julio de 2010

Cobrando al pasar por la casilla de salida


Tan importante como el nacimiento biológico es el nacimiento social. Difícilmente entenderíamos nuestra existencia separados de la comunidad de la que formamos parte desde el momento en que nos inscribieron en el registro civil con la esperanza de que acabáramos convirtiéndonos en elementos útiles al sistema. A la postre, y salvo contadas excepciones (algunos antisociales, que siempre los hay, por supuesto), todos acabamos siendo rentables; basta con que nos movamos por el tablero al ritmo que podamos en función de los dados y de cómo gestionemos cada una de nuestras jugadas.

Pero ya que no parece haber alternativa posible a dar vueltas y más vueltas sobre las casillas que alguien con anterioridad delineó para nosotros, entiendo que merecemos una recompensa por formar parte del juego, más allá de las supuestas ventajas que la partida nos ofrece, ya sea en forma de seguridad, de bienestar, o como queráis llamarlas.

Yo cada día soy más escéptico respecto a esas virtudes de las que deberíamos beneficiarnos por el mero hecho de ser ciudadanos, aunque no por ello estoy dispuesto a renunciar a la contrapartida que me corresponde. Y es por ello que, llegados a este punto de mi discurso, me viene a la mente el concepto de renta básica universal, ese controvertido derecho de ciudadanía que algunos intelectuales, economistas, filósofos, sindicalistas, políticos e, incluso, empresarios, independientemente de sus inclinaciones, sean de derechas o de izquierdas, conservadores o progresistas, proclaman como paga que el estado debería ingresar a cada miembro residente de la sociedad para que sus necesidades básicas quedaran cubiertas.

No quiero tomarlo a la ligera, pues hay gente muy seria y cualificada reflexionando sobre este tema, y precisamente por ello ahora mismo me ofrezco voluntario para que experimenten conmigo la viabilidad de la propuesta, poniendo a disposición del organismo que corresponda mi número de cuenta bancaria para que con la mayor brevedad comiencen a ingresar en ella mensualmente los 700 € que han calculado resultarían suficientes para atender las necesidades básicas de un individuo en Cataluña.

Y que no se hagan los remolones que me salgo ahora mismo del Monopoly y me pongo yo solito a jugar a la rayuela.

12 comentarios:

almalaire dijo...

Yo también quiero jugar. Dónde hay que apuntarse?¿Qué hay que hacer?¿Es vitalicio como el sueldo de nescafé?

Me he pedido segun, eh? No se te vaya a olvidar :-)

Un abrazo grande, grande, y muchos besos para Mosieur Laurent.

J.Lorente dijo...

Hola Amigo y Tocayo (de nombre y apellido)... Me ha sorprendido encontrarte en el "Café de Madison". Al ver mi propio nombre y no reconocer la entrada me he sentido por un momento como esos locos que tienen doble personalidad... Espero no contestarme a este mensaje yo mismo.

Te invito a pasar por http://corazondechandra.blogspot.com

Un Saludo cordial... Me gusta tu estilo crítico y sencillo.

Daniel Domínguez dijo...

Ya puestos, muchas veces uno se conformaría con que lo dejaran en paz. Pero va a ser que no. Por eso somos tan útiles y rentables, porque somos piezas de un engranaje omnívoro. Y, claro, llegados a este punto, lo mínimo sería que pagaran. Ya ves, me ha parecido muy bien traída tu reflexión. Un punto preciso sobre una i.
Un abrazo.

Jesús Cánovas dijo...

Fino, sutíl.Podría ser perfectamente el monologo introductorio de la próxima película de Woody Allen. Me apunto al juego y a la próxima película de Woody.
Aunque como dice Daniel, bastaría con que nos dejaran en paz.
Jose, un abrazo

Eastriver dijo...

Hola Woody! Sí, sí, podría ser un monólogo. ¿Con 700 euros en BCN sería suficiente? ¿Suficiente para todo el mundo? ¿Tú crees que la infanta catalana tendría suficiente para mantener su casita de Pedralbes? ¿Tú crees que Millet se contentaría? Bueno, entiendo que son 700 euros gratis, luego, ya si alguien quiere más que robe o que curre, ¿no? ¿Se podría seguir robando, supongo y espero? Piensa que si no, no tiene ninguna gracia. Un abrazo.

Eastriver dijo...

Ah, y que no creo que fuera el único que cierto día se hizo un lío con los joses lorentes, llegué a plantearme que hubieses creado un hiperónimo que se llamaba igual que tú (por cierto, creo que don Antonio también creó un hiperónimo llamado Antonio Machado). Ya me aclararás los pormenores.

Antonio Parra Sanz dijo...

¿Pero tú crees de verdad que alguna vez nos van a pagar por desempeñar nuestro papel en ese tablero social? Yo ya me conformaría con pasar desapercibido en una de las casillas y que no me cobraran a cada vuelta que damos. Un fuerte abrazo

Iker dijo...

Don Jose, siento desilusionarte pero se te han adelantado en tu proposición de cobranza: os acordais de los famosos 400€ de devolución en la declaración de la renta? Y eso que eran anuales .... Me parece que todos los pensantes se han pasado de largo en sus estimaciones en el reparto de riqueza. O quizas en el cálculo a repartir no estén incluidos los elementos útiles para el sistema....
Tal y como están las arcas estatales, autonómicas, municipales y sobre todo domésticas, no te presentes voluntario para nada ¡no sea que te toque pagar la ronda !

Isabel Martínez dijo...

Estamos desfondados y, aun así, obligados a fondear en cada una de las casillas del juego.
Por soñar que no quede, Jose.
Un abrazo.

Jose Lorente dijo...

Almalaire, os tendré informados en cuanto haya noticias al respecto, pero no nos impacientemos que ya se sabe que estas cosas van despacio. De todos modos, me da la impresión que no van a faltar voluntarios cuando llegue el momento.

J.Lorente, sí que es curioso esto. Da la sensación de estar escribiéndome a mí mismo, o de ser yo el que me leo. Y encima entro en tu blog y lo primero que veo es: "Cada día descubro que no soy el mismo de ayer... Pero aún sigo siendo Yo." Espero que no acabemos volviéndonos locos. En cualquier caso bonito nombre y bonito apellido los nuestros. Me alegro de que te haya gustado este blog que a partir de ahora es el tuyo (bueno, mejor olvida esto último que entonces sí que nos vamos a liar).

Daniel, no nos dejarán en paz hasta haber sacado buen provecho de nosotros, y además empiezo a sospechar que son insaciables. Estoy por proponer un "Todos a la cárcel", divertida película y una de mis casillas favoritas del Monopoly cuando el entorno es hostil.

Jesús, te respondo con una frase tuya (ya que parece que es el día de las identidades cambiadas): Para mi no hay otra solución que no sea "habitar el arte".

Ramon, eso dicen los que lo han calculado, pero entiendo que renunciando a algunas cositas. Yo, como ciudadano, podría prescindir perfectamente ahora mismo de la familia real al completo que con tanto esmero nos representa. También, incluso, de Millet y consortes.
Se trata de una renta básica, por supuesto, y el que quiera más que trabaje o, si lo prefiere, que robe, que parece más fácil y queda mejor. Pero la entrada trata precisamente de hacer hincapié en que no es un dinero que se nos daría "gratis", sino una remuneración por nuestra condición de piezas del engranaje, como decía Daniel.
Espero que haya quedado aclarada ya la confusión por la coincidencia de nombre y apellido entre J.Lorente y Jose Lorente. Yo soy Jose Lorente y no soy J.Lorente. Así que él no soy yo ni yo es él, aunque nombres y apellidos sean los mismos, ellos, no nosotros. Veo que él, el otro desde mi punto de vista, aunque seguramente para él el otro sea yo, firma J.Lorente. Esa es una diferencia importante que todos debemos recordar, también él, y también yo, que no él también yo ni yo también él. Eso...

Antonio, los que están estudiando el tema han hecho sus números y parece ser que el estado ahorraría mucho dinero con ello, evidentemente eliminando el resto de prestaciones no contributivas. Se puede encontrar mucha información al respecto en la red, y a mí cada vez me parece menos descabellado. Eso sí, mientras tanto, a ver si conseguimos pasar lo más desapercibidos posible.

Iker, parece ser que sí salen los números si se hacen con rigor y teniendo en cuenta que en la actualidad, a pesar de la imagen que se nos quiera presentar, se despilfarra sin orden ni concierto.

Isabel, gran parte de las mejoras sociales que se sacaron adelante en el pasado y que hoy consideramos irrenunciables, se tenían por sueños inalcanzables. Espero que a nadie se le ocurra cobrarnos los sueños.

Un abrazo muy fuerte para todos y muchísimas gracias por pasar por aquí y comentar.

Carlos dijo...

Jose ando un poco desconectado y encima mañana me marcho de vacaciones. Llego tarde que estaba en la cárcel. Por cierto, años y años dando vueltas a ese tablero y construyendo hoteles y veo que Millet y otros jugaron más horas que yo y seguramente lo hacían con billetes de verdad para ir preparando el camino. Un abrazo fuerte para los dos, buenas vacaciones y espero que volvamos con energías renovadas todos para poder disfrutar como hasta ahora.

Jose Lorente dijo...

Querido Carlos, porque a pesar de todo nosotros somos de los que disfrutan, no tengo ninguna duda de ello. Para esos el Monopoly y sus hoteles, y para nosotros La Oca y nuestras fábulas.
Un abrazo enorme para ti y los tuyos, felices vacaciones y vuelve con el zurrón lleno de tusitalas.