jueves, 20 de noviembre de 2014

Complejo de mal nadador


Hace quince años que nado y en todo este tiempo apenas he notado mejora alguna. Me esfuerzo en ir perfeccionando mi técnica concentrándome en cada gesto y tratando de mecanizar los movimientos adecuados, pero apenas soy capaz de rascar unas décimas al crono. El otro día lo comentaba con un compañero del club al que considero un buen nadador. Le decía que aún esperaba que llegara el día en que, sorprendiéndome a mí mismo, descubriera ese aspecto de mi estilo mal ejecutado y lo corrigiera para conseguir una mejora instantánea y notabilísima. Me respondió que eso no sucedería nunca, que cualquier mejora se produce muy lentamente y sólo después de mucho perseverar.

Diría que con la escritura sucede lo mismo y estoy cometiendo ese mismo error. Es más, a veces pienso que ni siquiera me he tirado a la piscina.

Hoy charlaba de esto con una buena amiga. Espero que el tiempo la siga (nos siga) mejorando como hasta ahora, lenta pero inexorablemente.