viernes, 19 de marzo de 2010

Josés


José se llamaba el padre,
Josefa la mujer,
y tenían un hijito
que se llamaba
José se llamaba el padre,
Josefa la mujer,
y tenían un hijito
que se llamaba
José se llamaba el padre,
Josefa la mujer,
y tenían un hijito
que se llamaba
José se llamaba el padre...

Canción infantil.

____________________________________________


Créditos de la fotografía:

Josefa, la madre.
José Alfonso, el hijo.
José Alfonso, el padre y fotógrafo.

Playa de Castelldefels, hacia 1972.

9 comentarios:

Antonio Parra Sanz dijo...

Así, como debe ser, sin olvidar los orígenes. Un abrazo

Thornton dijo...

Mi padre, que se llamaba José, les puso su nombre a dos de sus hijos: José y Josefa.
San José era el día grande de mi familia. Pintábamos la casa y recibíamos.
De pequeño ya tenías un aspecto de príncipe. Y tu madre, elegante y moderna.
Un abrazo.

BLANCO dijo...

Muy bueno, José.

Gracias por sumarte a mi blog.

Abrazo.

Isabel Martínez dijo...

Una foto entrañable.
Y curioso lo de los nombres: todos Josés. Como dice Thornton, el día de San José debía ser grande también en tu casa.
Besos y hasta pronto.

Ramon.Eastriver dijo...

Felicidades con retraso. Mi padre se llama Jose, es cierto. Mi madre Josefa, es cierto. Por aquellas cosas de la vida me pusieron Ramón, como el abuelo. Odié muchos años el nombre de Ramón, porque me sonaba zarzuelero y sainetesco. No me equivocaba, claro, luego más tarde conocía al sainetero de Madrid y todo encajó. Pero también conocía el Ramonismo del loco ese y senti que mi nombre se veía un poco dignificado. Ahora ya me gusta. Mucho incluso. Porque como veo cómo llaman los padres de ahora a sus hijos de ahora (Bryan, Jonathan, Christian, Kevin) la verdad es que Ramón suena a verdad y los otros a opereta televisiva, a burda Hanna Montana de Canal Disney.

cabopá dijo...

Mi padre también se llamaba José, y como fuimos dos chicas se quedó sin otro José...Aunque a mi padre le llamaban Pepe...
El día de San José venian a comer mis abuelos,siempre.Mi madre hacía arroz con leche y ponía el mantel de cuadros blancos y aramillos,con las iniciales Ana y José...bordadas en hilo marrón....Que ahora tengo yo.......el arroz con leche siempre que lo como me recuerda aquellos años en que los postres no eran tan sofisticados.
Besicos.

Jose Lorente dijo...

La semana pasada me dijo mi madre que había entrado por primera vez en el blog, y se me ocurrió hacer esta entrada por si alguna vez lo vuelve a visitar, coincidiendo con la celebración de San José.

Querido Antonio:
Cuando se ha tenido una infancia feliz, hurgar en esos recuerdos es siempre placentero, y en nuestra familia, me consta, todas las infancias han sido enormemente felices gracias a unos padres que han puesto en ello todo su empeño.

Querido Thornton:
Algo parecido sucede en la mía cada 19 de marzo. ¡Es día grande! Hasta mi hermana lo celebra con nosotros aunque su Santo sea otro día.
Yo he cambiado mucho respecto a esa foto, evidentemente a peor, pero mi madre está exactamente igual o incluso mejor.

Querido Blanco:
Desde aquí quiero recomendar tu blog que me parece interesantísimo. Gracias a ti también.

Querida Isabel:
Es una foto a la que le tengo muchísimo cariño, y es un día muy importante para nosotros. También Isabel es un nombre con una gran carga afectiva para mí, pues mi queridísima madrina, la hermana de mi padre, se llama así.

Querido Ramon:
Escuché la versión que Rosa León hace de esta canción, y después de José y Josefa, sigue con Manuel y Manuela, y continúa con Ramón y Ramona.
Un tío mío muy querido se llama así, y por otra rama de la familia nos ha llegado un sobrinito que es un Ramón de armas tomar. A mí es un nombre que me ha gustado mucho siempre, porque asocio a él fuerza y nobleza. El abuelo de este sobrinito se llamaba José Ramón y era una persona entrañable, un vasco de pura cepa, curiosamente igual que mi tío.

Querida Cabopá:
Todo se va sofisticando y se aleja de esa sencillez primigenia en la que todo era, no sé si mejor pero sin duda sí, más cercano y accesible.

Recuerdo cuando San José era fiesta nacional. Me sentía privilegiado respecto a los otros niños cuyos nombres parecían no ser tan importantes o, al menos, no merecían ese reconocimiento. Hoy en Cataluña San José es un lavorable más, pero no para nosotros que, como he dicho antes, lo celebramos por todo lo alto con mis padres.
Este año, después de brindar con cava fresquito, espontáneamente, nos pusimos a cantar a coro esta canción con gran animación y armando un magnífico jaleo.

Un abrazo muy fuerte para todos y muchísimas gracias por vuestros comentarios.

madison dijo...

Que foto más bonita José, conozco esa playa, aunque ahora no parezca la misma.

Mi padre también se llama José y recuerdo que cuando era fiesta lo celebrabámos por todo lo alto.
Felicidades con retraso

Estrella dijo...

Como sabrás, yo ya conocía la foto.
Tu madre también le tiene muchísimo cariño. Dice que le transmite paz. Y así es.