sábado, 27 de marzo de 2010

Que le quiten lo "bailao"


Cuando falleció Billy Wilder envié un mensaje a mis amigos con esta fotografía y este mismo título en el asunto.

Han pasado ocho años desde entonces y no se me ocurre mejor manera de rendirle homenaje hoy otra vez en el aniversario de su muerte.

Y pensando en la mayor de las crueldades que le pueda deparar a nadie la vida (que a buen seguro consiste precisamente en eso: que te quiten lo "bailao"), supongo que visteis al hijo de Antonio Mercero en la ceremonia de los Goya recogiendo el premio honorífico a su padre.

Si es así, recordaréis que dijo, en relación a la terrible enfermedad que está sufriendo el director y guionista de cine y televisión, que si algo bueno tiene el alzheimer es que puedes ver quinientas veces "Cantando bajo la lluvia" y siempre es como si fuera la primera.

¡Qué forma tan hermosa de entender el amor de alguien por el cine! Me emocionó enormemente y sentí una grandísima admiración por ambos y una sincera empatía.

Pero si yo cayera enfermo de la misma manera (ojalá no suceda nunca y espero que nadie piense que, ni remotamente, me atrevería jamás a frivolizar sobre el tema), dejaré instrucciones precisas para que a mí me pongan una vez tras otra "Some like it hot".

8 comentarios:

Isabel Martínez dijo...

Disfruté, y sigo disfutando, con las películas de Billy Wilder. Época dorada de Holliwood. Humor blanco, diálogos chispeantes, sonrisas a granel... Una pura delicia.

Lo que no vi fue la ceremonia de entrega de los premios Goya. La frase del hijo de Mercero me da que pensar, qué quieres que te diga. Algo tenía que decir, pero eso de que el Alzheimer pueda tener algo bueno... No sé, un poco fuerte.

Me encantó tu sonrisa pícara con ese "Que le quiten lo " a Billy Wilder. Jajaja.

Un besazo, querido José.

Carlos dijo...

Sabes que comparto mi admiración por Billy y por eso me uno al homenaje, pues le debemos tantos buenos momentos.
Yo no ví el homenaje a Antonio Mercero aunque lo siento, por el vértigo que da esa enfermedad. Ves como la felicidad de "Cantando bajo la lluvia" puede ser revulsivo incluso para un enfermo de Alzheimer.
No es mala idea esa de no parar de ver "Some like it hot". Hazme un sitio a tu lado pero travestidos, por supuesto. Un abrazo compañero.

Ramon.Eastriver dijo...

¿Cómo interpretarte mal? Enorme sensibilidad en tu entrada. Y además, tras la emoción, un acuerdo total con tus palabras.

Estrella dijo...

A mi la frase del hijo de Mercero me pareció genial. La mejor manera de poner en positivo lo negativo.
En cuanto a Billy Wilder, tampoco le haría ascos a ver una vez tras otra "Some like it hot" o "The Apartament".

Thornton dijo...

Jose, yo sí vi la gala de los Goyas, las palabras del hijo de Mercero hicieron que se me escaparan unas lágrimas. Fue muy emotivo, no se puede expresar un amor de mejor manera.
Y de Billy Wilder qué te voy a decir que tú no sepas, bueno sí, una cosa. En mi salita de cine, entre otros, tengo colgado el poster de "Con faldas y ..." Es también mi película preferida de Wilder. Otra sería " One, two, three" Y por razones puramente sentimentales, "¿Qué ocurrió entre...?"
Una entrada magnífica, no me canso.
Un abrazo.

BLANCO dijo...

La tele -una sucesión de mierdas casi contínua- a veces regala maravillas como el momento de la entrega de los Goya a la que haces mención.
Tu blog entrega maravillas con maravillosa frecuencia.
Un saludo.

Ms. Frutos dijo...

Excelente elección, acabar la vida riendo. A lo mejor me equivoco, pero esta película debió de ser una de las primeras en la historia del cine con travestidos. La película es tan desternillante que a mí me gusta imaginar a los actores partiéndose de la risa mientras rodaban las escenas, es que no puede ser de otro modo.
Por cierto me has dado una idea para una posible obra de teatro, ahora tengo que buscar un ukelele y alguien que lo toque.
Saludos

Jose Lorente dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios que, como siempre os digo, son un enorme estímulo para este blog.

Supongo, querida Isabel, que precisamente ahí radica la magnitud del elogio al cine que hace el hijo de Antonio Mercero, además entiendo que sin menospreciar para nada la crueldad de una enfermedad que él estará viviendo muy de cerca en su propio padre.

Supongo que ambos preferiríamos besar a Marilyn que tener que librarnos del bueno de Joe E. Brown, pero en caulquier caso, amigo Carlos, nosotros nos travestimos y que decidan ellos.

Sabía que estaríamos de acuerdo en esto, amic Ramon, como en tantas otras cosas, pero en la ilusión de que este blog es leído más allá de los confines de la interpretación de un amigo, he considerado prudente la aclaración.

"Poner en positivo lo negativo" es, querida Estrella, una lectura acertadísima a mi entender de la actitud del hijo de Mercero con respecto a la enfermedad de su padre. Y, en el contexto de una gala de cine, absolutamente genial, como dices.

Sé que nuestra afinidad en el mundo de lo sensible, amigo Thornton, hace que compartamos muchísimas emociones y admiraciones.

Lo de la tele no se hubiera podido decir mejor, amigo Blanco. Bueno, quizás sí, pero con guiones. Lo siguiente que dices es exageración se diga como se diga, y a mí me encanta oírlo, claro, se oiga como se oiga.

Ya nos contarás, Ms. Frutos, cómo van los preparativos para esa obra de teatro. Si encuentras a quien toque el ukelele y se deja besar, ya sabes dónde tienes un par de travestidos.

Un abrazo fuerte para todos.